La programación en parejas es la más adecuada, ya que permite dialogar y razonar la elección de cada parte del código. Más de dos personas programando puede resultar contraproducente, ya que sólo una persona estará utilizando el teclado para programar y nos basta con otra más para mantener un debate en el que tengan que argumentar cómo harían cada parte del código y por qué.

En el caso de la robótica, existe la posibilidad de trabajar en grupos más numerosos, ya que el proceso de resolución de problemas es más elaborado y permite una colaboración más abierta. En este caso se recomiendan grupos de entre 3 y 5 personas, en función del material disponible.

En grupos más numerosos se requieren habilidades de argumentación y toma de decisiones conjunta más desarrolladas que trabajando con grupos reducidos. También se precisan habilidades relacionadas con la inteligencia emocional (gestión) y un mayor dominio general de las relaciones sociales.

Como vemos, el trabajo en grupo supone ciertos beneficios que no tenemos con el trabajo individual de los alumnos. Entre los beneficios más inmediatos del trabajo en grupo destacamos:

Comunicación

Comunicarse es algo que se aprende con la práctica, pero comunicarse eficazmente debe trabajarse. La comunicación eficaz se refiere a una comunicación clara, directa y abierta sobre el objeto de comunicación, es decir, sobre lo que queremos transmitir.

Colaboración

Saber colaborar en proyectos también es fundamental porque a veces repetimos acciones y duplicamos tareas que se podrían evitar si tenemos pactada una colaboración. Si repartimos las acciones que queremos que haga nuestro programa y que cada uno programe sólo algunas acciones, obtenemos el mismo resultado sin tener que dedicar tanto tiempo y esfuerzo.

Aprendizaje cooperativo

A diferencia de la colaboración, la cooperación implica que todos realizan todas las acciones, en lugar de repartir las acciones para ahorrar tiempo y esfuerzo. La cooperación, por tanto, requiere mucho más tiempo de trabajo en grupo.

La cooperación pretende que todos los integrantes aporten sus ideas en cada fase del proceso, de forma que todos puedan sacar un conocimiento de este trabajo en equipo. En la cooperación, se argumentan y debaten las ideas de todos para llegar a una solución común, creada a partir de lo bueno de cada idea. Esta solución será probablemente más elaborada y adecuada que si tomamos sólo una de las ideas.


¿Cómo organizamos los grupos de trabajo?


Grupos heterogéneos

Para la organización de los grupos, lo más adecuado es crear grupos heterogéneos dentro del aula, en el que cada alumno pueda aportar algo diferente al resto del grupo. Es decir, que los conocimientos y gustos de cada alumno complementen a los conocimientos y gustos de los compañeros.

Centrados en las características de los alumnos

El tutor debe ser consciente de las características de cada alumno, de sus gustos, lo que le interesa aprender y de lo que sabe y puede aportar al resto del grupo. Es posible que algún alumno no esté interesado por el aprendizaje de robótica: además de generarle interés por tener un conocimiento básico (hay que saber un poco de todo) para que aprenda al menos lo básico, podemos aprovechar otros intereses: por ejemplo puede que le guste dibujar y se encargue del diseño artístico del proyecto, o puede que se le dé bien organizar, y le encarguemos la gestión del proyecto.

En caso de proponer diferentes proyectos, lo más adecuado es dejar a los alumnos que sean ellos quienes elijan el proyecto con el que más identificados se sientan y más les motive.

Rotación de grupos

En cada actividad es fundamental que los alumnos cambien de grupos, para colaborar y comunicarse con gente diferente. De esta forma les preparamos para su futuro, en el que seguramente no siempre trabajarán con los mismos compañeros, por lo que deben ser flexibles con las opiniones de los demás y saber adaptarse al cambio y a las exigencias del contexto.

Además, si trabajamos los proyectos asignando roles ficticios, podemos rotar sólo uno de los roles, por ejemplo, cambiar a los gestores de proyecto o a los diseñadores. Así aportarán ideas nuevas que ayudarán a mejorarlo.

Gestión previa de los grupos

Lo ideal es crear una lista de los grupos de clase antes de la sesión para no perder tiempo en esto durante el desarrollo de la misma. Al conocer a nuestros alumnos, nos resulta más fácil organizarlos de modo que se complementen unos a otros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR