ConvivefamiliasCRIF

Autor: Urko Fernández Román
Director de proyectos de PantallasAmigas
http://www.pantallasamigas.net


Niños y niñas de todas las edades juegan cada vez más a videojuegos debido a la proliferación y ubicuidad de teléfonos móviles y tabletas. En muchos casos los videojuegos serán su primera experiencia digital y cada vez más la puerta que les abrirá el camino a Internet.
Existen videojuegos con formatos, temáticas y posibilidades muy variadas, que han ido perfeccionando sus gráficos y jugabilidad hasta hacerlos un producto atractivo difícil de resistir. Los juegos, tanto en formato app como en videoconsolas, forman parte de la cultura juvenil, de sus preferencias de ocio y de su capital relacional. A través de ellos, conocen a otras personas con las que juegan, colaboran o compiten, y con quienes a veces se enfadan o incluso, si no son conscientes del alcance de sus acciones, podrían llegar a tener problemas.
Con el fin de recomendar a padres y madres cómo afrontar los retos que algunos de los videojuegos representan, desde PantallasAmigas proponemos este decálogo para la elección y disfrute de videojuegos y apps infantiles. Este decálogo se compone de diez sencillos consejos para la compra y uso de videojuegos adecuados:game-1926905_1280

Consejo básico principal

Infórmate bien acerca del videojuego antes de comprarlo o descargarlo

Para poder identificar el juego adecuado para cada persona y edad existen multitud de medios, servicios y profesionales. La información paneuropea sobre videojuegos (PEGI) o el Entertainment Software Rating Board (ESRB) nos ayudan a determinar la edad mínima recomendada, y también especifican a través de iconos descriptores el tipo de videojuego.
Gracias a esto podemos conocer mejor cada juego, su funcionamiento y los valores que transmiten. Además de PEGI o ESRB, multitud de blogueros, youtubers o revistas especializadas, tanto online como en papel, describen los juegos para que podamos informarnos acerca de la conveniencia o no de un juego sin necesidad de comprarlo ni jugarlo de antemano.

Recomendaciones sobre el tipo de juego

Elige videojuegos que estimulen la creatividad o fomenten la lectura

Minecraft, Super Mario Maker… son ejemplos de cómo los videojuegos pueden servir para hacer volar la imaginación ya que les plantean mundos abiertos y seguros donde construir, explorar, experimentar y aprender de los errores. Cada persona elige cómo jugar ya que no tienen objetivos específicos, y les permite compartir aquello que han construido para jugarlo en compañía.
También las aventuras gráficas o los juegos de rol permiten con frecuencia la lectura y la creación de historias, y unos y otros cuentan con unas características óptimas para el aprendizaje de conceptos, procedimientos y, sobre todo, actitudes/valores

Selecciona party games para jugar en familia o juegos colaborativos… ¡y participa!

Disfrutar de videojuegos debe ser también una actividad compartida que desarrolle valores y habilidades sociales. A niños y niñas también les encanta ver a otras personas jugar y aprender. Hay que ganarle tiempo a la pantalla y buscar espacios para compartir y aumentar la comunicación entre padres, madres y sus hijos e hijas.
Los juegos colaborativos además contribuyen al compañerismo y la capacidad para trabajar con vistas a un objetivo común, y generan optimismo para salir victorioso ante desafíos.

Pautas para la prevención de riesgos

Presta atención a gastos inesperados en videojuegos tipo “freemium”

Las compras integradas (in-app) pueden acarrear gastos excesivos. Un descuido, una mala interpretación de los avisos o simple ignorancia en ocasiones suponen cargos en la tarjeta de crédito asociada.
Muchos juegos para móviles y tabletas se diseñan con engaños económicos y abusan de la temprana edad del consumidor. Un mal juego “gratuito” sale mucho más caro que un buen juego de pago.

Evita que lo gratuito sea el factor principal porque puede existir malware en juegos de dudosa procedencia

Existen multitud de estafas y malware que aprovechan la inocencia y ansiedad de menores de edad por conseguir avanzar en juegos de pago a través de trampas o parches. Asumir por hábito que todo debe ser gratuito puede llevar a hackear juegos o elementos adicionales para no tener que comprarlos, exponiéndoles a todo tipo de riesgos como servicios SMS Premium,  secuestro de cuentas, robo de datos personales o infecciones de virus y troyanos.

Descarta juegos que tengan componente social online si no vas a poder hacer una supervisión adecuada

Jugar online es equivalente a estar en una red social, compartiendo el juego con otras personas conectadas, conocidas o no. Por ello, es posible tener contacto con personas dañinas o exponerse a un ambiente tóxico y agresivo.
Las comunidades que se crean alrededor de los juegos online se auto-gestionan sin apenas supervisión, y niños y niñas apenas tienen la madurez ni la capacitación suficiente como para poder desenvolverse de forma autónoma y segura en ese entorno social.

Ignora juegos gratuitos que exijan ceder datos personales o conectar con redes sociales

Cierto tipo de juegos se ofrecen con el atractivo de no tener coste pero, a cambio, amenazan la privacidad y crean vínculos con las redes sociales. Muchos de ellos solicitan autorización para acceder a los datos de nuestro dispositivo móvil (agenda, fotos…) o nos obligan a conectarlo con nuestros perfiles sociales para obtenerlos de ahí.
Conciencia acerca de la importancia de proteger los datos personales tanto cuando juegan online como cuando juegan con un juego que solicite acceso a su identidad digital.

Procura emplear una pantalla amplia, incluso una televisión, y situarla en un lugar de tránsito en el hogar

Para una mejor supervisión, explora las opciones de conectar los dispositivos a la televisión. Una videoconsola puede seguir siendo un buen recurso para compartir. Poder ver a qué juegan y cómo posibilitará proporcionarles un contexto cuando sea necesario, y estar al lado facilitará que puedan preguntar acerca de aquello que estén viviendo por primera vez a través de ciertos videojuegos.

Sugerencias para un uso más saludable

Dedica tiempo a escuchar y ver cómo reaccionan mientras juegan

Tras una selección a conciencia, no hay mejor verificación que la satisfacción práctica. Interesarse por los juegos, los progresos, cómo son vividos y qué están aportando resulta muy positivo; sobre todo si se trata de un juego online, en cuyo caso se podría tratar como si estuviera practicando un deporte.
Hay que ver cómo gestiona el enfado por perder o la frustración por no pasar una pantalla, y ver si está tratando a las demás personas con respeto. Es necesario evitar también en los juegos online todo tipo de muestras de discriminación e intolerancia; si no se humilla a otros colectivos habrá más personas con quienes interactuar y por tanto una mejor y más sana interacción social online.

Cuida su salud y descanso poniendo límites de uso y prestando atención a su postura o condiciones visuales

Establecer reglas frente al juego excesivo y facilita su cumplimiento con alternativas atractivas. Fomenta que jueguen en una postura adecuada para evitar molestias, que no fuercen la vista y que descansen con frecuencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies