Autora: Astrid R. Rovirosa

Equipo de Apoyo contra el acoso escolar (Asesora Técnico Docente)

Subdirección General de la Inspección Educativa

Consejería de Educación, Juventud y Deporte


 

 Introducción

Es necesario comprender el fenómeno del acoso escolar desde una perspectiva ecológica (Bronfenbrenner, 1987), para prevenir, detectar, e intervenir. Se propone establecer una analogía del acoso escolar con una mesa sencilla, cuyas patas representarían los cuatro pilares básicos: el individuo, el contexto familiar, el contexto escolar, y, finalmente, la sociedad. Desde esta perspectiva multidisciplinar todos debemos esforzarnos en realizar lo que esté en nuestras manos, y, por supuesto, de manera especial, los centros educativos. En los que debe existir tolerancia cero al primer peldaño: motes, bromas, e insultos. De la misma manera que un perro gruñe antes de morder, hay que trabajar los insultos, los motes, y las bromas para prevenir el acoso escolar.

Desarrollo

Prevención del acoso escolar en contextos educativos Hay que partir de una cuestión básica en las relaciones interpersonales: “Ni sumisas, ni dominantes”. De la misma manera que la inteligencia de la población tiene una distribución normal o curva de Gauss, cuya forma acampanada y simétrica hace que los valores más comunes tiendan a concentrarse en el centro, mientras que los menos frecuentes se sitúan en los extremos, la personalidad de los niños se mueve en el mismo continuo que va desde los niños más sumisos en un extremo hasta los más dominantes en el opuesto. Muchos padres prefieren que los niños sean más dominantes y extrovertidos que tímidos y sumisos. Incluso se enseña de forma equivocada: “Si te pegan, te defiendes”. Se pondrá especial énfasis a la atención a la diversidad del alumnado, en la atención individualizada, adaptando la práctica educativa a las características personales, necesidades, intereses y estilo cognitivo de los niños. Hay datos que sugieren que en edades tempranas (desde los 2 a los 6 años) es posible detectar en la escuela infantil a niños con un estilo de comportamiento agresivo, que se caracterizan por pegar a los otros niños (aunque éstos lloren), amenazar, insultar, excluir, romper material al enfadarse…(Díaz-Aguado, Martínez-Arias, Martínez, y Andrés, 2000). Los niños pequeños, muerden, arañan, y pegan sin pensar en que hacen daño. Los mordiscos, arañazos y golpes, deben ser trabajados por el maestro entendiendo que dichas situaciones son necesarias para que resuelvan sus conflictos emocionales y aprendan a vivir pacíficamente. Por ello, es fundamental, en estas edades: enseñar el “no”, la tolerancia a la frustración, así como la gratificación demorada (Oñate, 2016). Se debe trabajar las normas y límites, tanto en el contexto escolar como en el contexto familiar, manteniendo una estrecha colaboración entre ambos. Hay como dice Urra (2016), padres helicóptero con sus hijos, [incluso padres sombra que corren detrás de sus pequeños para que no se caigan]. Como señala Barri (2016), “un menor sin traumas, es un adulto sin defensa”. Se proporcionan orientaciones sobre las normas y límites en el documento elaborado por el Equipo de Apoyo para el asesoramiento en materia de prevención e intervención en situaciones de acoso escolar (Subdirección General de Inspección Educativa) de la Comunidad de Madrid: Recursos para la elaboración de programas contra el acoso escolar en los centros educativos. (Anexo II Ejemplificaciones para el desarrollo de sesiones de acción tutorial en Educación Infantil y en Educación Primaria). Las sesiones de E. Infantil se han estructurado en torno a tres ejes: la resolución de conflictos, las emociones, y la imagen de sí mismo; y las sesiones de E. Primaria en torno a: las habilidades sociales, la empatía, y la autoestima. Para que como indica Camacho (2016): “You must believe in yourself “[los niños necesitan que alguien crea en ellos para tener una imagen positiva de sí mismos, para ello, la figura del profesor es clave para potenciar el Efecto Pigmalión en sus alumnos]. En opinión de Urra (2016), “el profesor no sabe ejercer el liderazgo”, debe recuperar el liderazgo perdido en aras de lo académico haciendo explícito el currículo oculto de valores, tales como se refiere Urra (2016), la compasión, compartir, pensar en el tú, no en yo mimé, conmigo. Es clave la importancia de los iguales a través de los alumnos ayudantes (Luengo, 2013), que actúen como antenas parabólicas (Perdices, 2016). Referirse al término alumnos guardianes empleado por Barri (2016) nos parece muy alejado de la institución escolar. El Equipo directivo y los tutores deben trasladar a sus alumnos desde comienzo de curso que el respeto importa y que la convivencia va a ser el eje de la vida del centro. Detección del acoso escolar en contextos educativos Como medida de detección, además de preventiva, para establecer el mapa social del aula es una herramienta básica para el tutor aplicar un Sociograma o bien, el Test de mejora de la convivencia y clima social Socioescuela. Oñate (2016) opina que hay que aplicar el Cuestionario AVE (Acoso y Violencia Escolar) a todos los alumnos como herramienta que permite fijar el mapa de acoso y/o violencia en cada centro, [no resulta apropiado aplicarlo a toda la población escolar]. Sin embargo, si el orientador que atiende a un centro lo considera conveniente puede aplicarlo a un determinado alumno como medida diagnóstica. Es importante la observación y vigilancia del profesorado en lugares más desestructurados y donde se produce una mayor incidencia de conflictos, tales como: el patio, el pasillo, los cambios de clase, los cuartos de baño. Barri (2016) emplea el término zonas duras en alusión a estas zonas. El tutor como medida de evaluación de las habilidades básicas podrá aplicar el Cuestionario de Habilidades Básicas en Educación Infantil y Primaria.

Intervención en el acoso escolar en centros educativos Cuando ocurra en el aula una conducta agresiva (motes, bromas, insultos, esconder objetos, no dejar participar) el profesor tomará medidas inmediatas dirigidas a restaurar el daño ocasionado. Medidas de Justicia Restaurativa explicitas en la conclusión de la sesión diseñada en Educación Primaria: “Soy valiente y ayudo”. En dicha sesión se incluye un Modelo de Contrato Conductual del alumno agresor en el que se incluyen entre otras medidas: Pedir perdón, dar la mano, observar las características positivas del agredido y destacárselas, cambio en la colocación del aula, realizar una hoja de autorregistro conductual, amonestación oral privada del tutor/Jefatura de estudios, realizar tareas que contribuyan al mejor desarrollo de las actividades del centro. En lo que se refiere a la medida de cambiar de centro a determinadas víctimas de acoso escolar, la inspección educativa resuelve de forma favorable a la solicitud de los padres de efectuar dicho cambio escolar. No obstante, el Decreto 15/2007, de 19 de abril, por el que se establece el marco regulador de la convivencia en los centros docentes de la Comunidad de Madrid determina que cuando la falta sea tipificada como muy grave (el acoso físico o moral a los compañeros) se podrá corregir con la sanción de cambio de centro. Porque la Institución escolar persigue el fin de contribuir al pleno desarrollo de la personalidad así como la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos, así como para la no violencia en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, y en especial en el del acoso escolar, ha creado en la Comunidad de Madrid, el Equipo de Apoyo para el asesoramiento en materia de prevención e intervención en situaciones de acoso escolar. Así mismo, la Subdirección general de Inspección Educativa ha revisado y modificado la Guía de actuación contra el acoso escolar en los centros educativos. Por tanto, no es correcto la expresión que realiza Oñate (2016), “la institución invierte en protegerse a sí mismo, no a los escolares”.

Conclusiones

Por todo lo expuesto, el fenómeno del acoso escolar es un problema de la sociedad, idea expuesta por Arén y Perdices (2016). En referencia a la cita de Frías (2016): “Los centros miran para otro lado”, los profesores, orientadores, Profesores Técnicos de Servicios a la Comunidad, miramos para nuestros alumn@s, nuestra vocación y razón de ser. Es mejor prevenir que alarmar. Hay una fina línea que separa los conflictos entre iguales y el acoso escolar, no todos los conflictos son acoso. Se ha producido un efecto boomerang de alarma social que provoca que se emplee el término a la ligera. Se obtienen falsos positivos. Por ello, los profesores deben intervenir en cualquier conflicto y mediar para que no se enquisten y deriven en acoso. Perdices (2016), propone como factores de protección [de la sociedad en su conjunto]: Educar en el tiempo libre, y el voluntariado. En la misma línea, Urra (2016), señala, mantener contacto con la naturaleza, práctica de deportes, y darse a los demás.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Arén, E. (2016, julio). El papel de la Policía Nacional ante el acoso escolar. Ponencia presentada en el Seminario sobre Acercamiento al Fenómeno del Acoso Escolar, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid, España.

Barri, F. (2016, Julio). El estado de la cuestión. Ponencia presentada en el Seminario sobre Acercamiento al Fenómeno del Acoso Escolar, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid, España.

Camacho, A. M. (2016, julio). El papel del orientador frente al acoso escolar: Los equipos de mediación y tratamiento del conflicto en el aula y los programas de intervención psicoeducativa. Ponencia presentada en el Seminario sobre Acercamiento al Fenómeno del acoso escolar, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid, España.

Díaz-Aguado, M.J.; Martínez-Arias, R.; Martínez, B.; Andrés, M. (2000). El origen de la integración y de la tolerancia en niños de dos a seis años. Madrid: Consejo Económico y Social de la CAM.

Frías, A. (2016, julio). Normativa y jurisprudencia sobre acoso escolar. Ponencia presentada en el Seminario sobre Acercamiento al Fenómeno del Acoso Escolar, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid, España.

Oñate, A. (2016, Julio). El estado de la cuestión. Ponencia presentada en el Seminario sobre Acercamiento al Fenómeno del acoso escolar, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid, España.

Perdices C. (2016, julio). La detección y la prevención del acoso escolar. Ponencia presentada en el Seminario sobre Acercamiento al Fenómeno del acoso escolar, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid, España.

Urra, J. (2016, julio). Infancia y violencia. Realidad, intervención y prevención. Ponencia presentada en el Seminario sobre Acercamiento al Fenómeno del Acoso Escolar, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid, España.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies