Autora: Paula Roldán Gutiérrez
Psicóloga experta en violencia de género


 

En la línea de continuar con propuestas transformadoras os proponemos un decálogo con mensajes alternativos que ayuden a cultivar el buen trato.

apply-1293741_1280 cross-157492_1280
Un niño sensible cultiva la empatía, el trabajo en equipo y la solidaridad; su repertorio de herramientas para manejarse en el mundo es amplio y flexible. Educar sólo a las niñas en este sentido, supone limitar capacidades de convivencia pacífica y restarle importancia a la sensibilidad como valor. Un niño varón no puede ser sensible porque será un blandito, tiene que imponerse y no llorar. Los cuidados y la sensibilidad son cosa de mujeres, se les da mejor por naturaleza.
 Los juguetes sirven para explorar el mundo jugando, cuanta mayor diversidad, más experiencia irán construyendo. En el juego se puede probar el “como si” para ensayar y después aplicarlo, cuantas más opciones puedan probar, mayor experiencia podrán ir asumiendo para la vida. Probar modalidades, supone desarrollar la creatividad, para ello hace falta que imaginen cualquier opción y que no haya una saturación material pre-orientada. Los juguetes se dividen en masculinos y femeninos, siendo los de acción para los varones y los relativos a los cuidados para las niñas. 
Poner límites es una forma de cuidado, que ayuda a asumir responsabilidades, cuidándose y cuidando a los demás. Procuran contención cuando las emociones desbordan, permite explorar el mundo con las posibilidades propias de cada etapa y con una compañía, que guía permitiendo desplegar las capacidades en convivencia. Por ejemplo, cuando se aprende a nadar, al principio sirven de ayuda los manguitos o flotadores, una persona que enseñe los movimientos aportando confianza y oportunidad de probar, y poco a poco, se va ganando libertad y autonomía. El respeto a los ritmos, los tiempos, los espacios, se inculca promulgando con el ejemplo, ajustado a cada capacidad, porque la empatía también se entrena e integra como cualquier otra habilidad. Poner límites es prohibir posibilidades, durante el desarrollo se aprende la autorregulación.
Cierta cuota de frustración despierta el deseo propio y pone en marcha las ganas de explorar posibilidades y conectarse con el mundo, encontrando habilidades propias para abordar dificultades y desarrollar nuevas destrezas. Darle todo hecho es cuidar, porque no quiero que sufra, si puedo, se lo ahorro, total, no me cuesta nada.
Promover que asuman responsabilidades según las capacidades de cada etapa, les reporta autonomía y aprendizajes para saber resolver por sí mism@s. Por ello, entre otras, las tareas del hogar, son fuentes de ensayo, pues saber cocinar y limpiar, es ganar en habilidades futuras, ya sea chico o chica. Las tareas del hogar que las aprendan las chicas, que se les da mejor.  
Limitar es poner diques con sentido, negociando, pero cuidando, no imponiendo. Es importante diferenciar los miedos propios, con los riesgos, educando en poner atención y desarrollar estrategias de afrontamiento, pero pudiendo coger experiencia y práctica. Por ejemplo, podemos avisar de una posible caída de un columpio, “porque te puedes hacer pupa, pon atención…” pero dejamos que pruebe, suba, entienda y experimente a lo que nos referimos. Lo mismo puede aplicarse a salir con el grupo de iguales, aunque angustie porque ya no se estará al lado para avisar, se ha ido entrenando en habilidades para que prueben a resolver por sí mism@s, pudiendo pedir ayuda cuando lo necesiten. Las personas expertas recomiendan poner límites, por eso le prohibo todo lo que pueda suponer un riesgo o me dé miedo.
Poner límites y normas con sentido es fundamental, para que asuman como figura de cuidado adulta, a veces hay que ser firmes. Por ejemplo, puede que no quieran comer verduras, podemos consensuar un mínimo de días a la semana y una forma de cocinarlo, siendo coherentes, pero firmes en la importancia que tiene. Lo mismo puede aplicarse a horarios, salidas, uso de móvil… Lo moderno es educar consensuando todo con los hij@s para que se y puedan integrar el motivo más allá de la situación concreta, pero sientan incluid@s, si algo no les gusta, entonces no se le impone.
Es importante diferenciar autoritarismo de autoridad, la autoridad es a entrar en el universo subjetivo, puede acompañar y tomar decisiones por su bienestar, contando con el menor, pero con criterio adulto (p.e. “No quiero comer espinacas – pero son buenas para ti, qué te parece si hacemos un pastel de espinacas – .” “Entiendo que para ti es importante ir a esa fiesta, pero el horario de vuelta hay que cumplirlo, empecemos por una hora, y según vayas demostrando responsabilidad, lo vamos renegociando.”).  El problema es que se ha pasado a un modelo de crianza demasiado necesaria como figura que cuida y acompaña, desde ahí es autorizada permisivo, hay que ser autoritario para que aprendan.
Animar, motivar, y desarrollar la autoestima son bases para ganar seguridad. Pero también es importante que asuman sus limitaciones, pues no se trata de que todo se les dé bien, sino de asumir lo que se les da bien y alternativas para lo que se puede mejorar. Ahí reside la clave para respetar la diferencia y trabajar en equipo, sin imponerse ni sentirse inferior. Como dicen que es fundamental alentar en la crianza, procuro recalcar a mi hij@ que es el/la mejor siempre, así gana seguridad en sí mism@.
Hablar de sexualidad adecuando a cada etapa de desarrollo es hablar sexuales, además de cuestiones técnicas, implica descubrimientos en común, por lo que hay que hablar de sexo con adolescentes, no sólo desde el peligro o el goce, conociendo los riesgos de enfermedades y posibles embarazos no deseados, sino también desde la exploración y el respeto, en lugar de desde la imposición, y tanto a varones como a mujeres. Hablarles de sexo es incitar, lo que hay que enseñarles es a poner de formas de relación, que cuidar, que nutrir mutuamente, que medios para prevenir sustos como el embarazo, sobre todo a las implica diferentes encuentros y separaciones, y que en los encuentros chicas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR