Acabamos de concluir el segundo módulo del MOOC Convivencia escolar para familias.

En este segundo módulo nos hemos centrado en explicar:

  1. Las fases del desarrollo evolutivo de las chicas y los chicos.
  2. La importancia que tiene poner normas y límites, tanto en la etapa infantil como en la adolescencia.
  3. Aprender estrategias que sean prácticas y eficaces, para ayudar a nuestras hijas e hijos a gestionar sus emociones y mejorar su comportamiento.
  4. Conocer lo importante que resulta darles una buena educación emocional.

Giovanni Alario nos ha explicado el desarrollo evolutivo de la infancia, etapa en la cual se dan los mayores aprendizajes, así como el desarrollo evolutivo de la adolescencia, que supone el acceso a la edad adulta y comporta el paso por diferentes estadios emocionales.

  • Antonio Ortuño nos ha enseñado cómo gestionar los conflictos manteniendo el equilibrio entre los límites marcados y las emociones. Así como, los dos grandes pilares educativos que deben sujetar cualquier escenario, con el que se pretenda mejorar la convivencia: el apoyo incondicional y el control respetuoso.  También hemos aprendido con Antonio Ortuño que poner límites es uno de los grandes retos de las familias, aunque a veces resulte sumamente complicado. Para ello, nos explica una técnica muy eficiente, la del Semáforo Inteligente, que nos ayuda a establecer límites de una manera respetuosa, a fin de conseguir hijas e hijos responsables y felices, que sepan también autolimitarse.

Ástrid Rodríguez nos ha dado algunas técnicas útiles sobre normas y límites, así como ideas sobre lo que podemos hacer las familias para que el clima en casa sea más respetuoso. Por contra, también nos explica las ideas erróneas establecidas en torno a los límites y las normas.

Por último, Giovanni Alario nos da la respuesta a una serie de preguntas: 

Educación Emocional MOOC Convivencia Escolar para Familias

✅ ¿Para qué necesitamos conocer y trabajar la educación emocional?

✅¿Qué beneficios puede reportar a la convivencia?

Resulta muy difícil educar la emoción en nuestras hijas e hijos sin emocionarnos nosotros.

El mejor recurso para trabajar la educación emocional, es vivir la emoción con ellos. No hay que ocultar a las chicas y chicos las emociones porque forman parte de la vida, pero si debemos ayudarles y dales las herramientas necesarias para poder gestionarlas de la forma adecuada. Una adecuada educación emocional es una gran herramienta, no solo en las edades tempranas, sino también en la adolescencia y en la edad adulta.

Muchos de los problemas que se presentan en la edad adulta podrían haberse solventado con una buena educación emocional en la infancia.

Para descargar el temario del curso en PDF, correspondiente al módulo 2, la plataforma del MOOC también os da esa opción. Pincha aquí.

El tema del debate de esta semana ha sido sumamente interesante. Os propusimos en nuestro grupo en Facebook y en Twitter una serie de preguntas para abrir el debate:

“Es muy habitual que las familias tratemos de modelar a los hijos a nuestra imagen y semejanza: ¿es una actitud errónea? y sobre todo ¿están abocados nuestros hijos a ser como nosotros, con nuestras ideas, fobias y frustraciones?, ¿Creéis que desde la escuela se deben encauzar o corregir aspectos educativos que se consideren inadecuados o pensáis que hacerlo es inmiscuirse en el ámbito familiar?”

Haciendo un breve resumen de todas las intervenciones del debate, que por cierto han sido muchísimas, os damos las gracias, una vez más, por hacer que estas conversaciones sean tan enriquecedoras y fluidas.

Concluimos, tras leer cada una de vuestras opiniones, que la inmensa mayoría estáis de acuerdo en la opinión de que la influencia en nuestras hijas e hijos es inevitable, muchas veces de forma consciente, pero en la mayor parte de las ocasiones lo hacemos de forma totalmente inconsciente con nuestra forma de actuar. Normalmente, se fijan más en lo que nos ven hacer en el día a día, que en lo que les decimos que hagan.

No debemos marcarles el camino a seguir. Tienen que ser ellos, los que con el método del ensayo y el error, logren encontrar su propio camino. Se encontrarán con piedras que tendrán que aprender a apartar para poder seguir avanzando. Podemos aconsejarles, darles nuestra opinión objetiva, guiarles, pero al final son ellos los que tienen que elegir sus gustos, sus amigos, sus aficiones. Nosotros tenemos que estar en una lejanía cercana para apoyarles y orientar sus pasos, con el fin de que puedan alcanzar sus propias metas…

Las madres y padres tenemos que educarles para que lleguen a ser esa persona que quieren llegar a ser, pero no creando prototipos adaptados a nosotros mismos en base a nuestras expectativas. No podemos hacer de ellos la persona que nos gustaría ser a nosotros.

La percepción general es que no es lo más adecuado modelar a nuestras hijas e hijos a nuestra imagen y semejanza, porque tenemos que dejar que desarrollen su propia personalidad. Vamos a ser siempre un referente cercano y se van a mirar siempre en nosotros para ir adquiriendo, poco a poco, su propia identidad.

Tenemos que ayudar a nuestras chicas y chicos a crecer.  Nos resulta duro, a veces, aceptar que no son una continuación nuestra, ni los trajimos al mundo para seguir al pie de la letra nuestros pasos; deben encontrar su propio rumbo: a las familias nos toca apoyarles en lo que determinen y respetarlos en sus decisiones.

En general opináis que en el colegio sería recomendable también que les orientaran. Como dice una participante del curso: «En las escuelas/los colegios, nuestr@s hij@s pasan una buena parte del día y, probablemente, aprehenden (noten que no hablo de aprender en sentido estricto, sino de aprehender, de hacer suyos conceptos, formas de ver y otr@s) más allí que en nuestros hogares.»

No obstante, en la mayor parte de las intervenciones explicáis que es difícil separar el colegio y la familia ya que los profesores son una figura admirada y respetada por nuestras hijas e hijos. Debemos remar todos en el mismo sentido para poder avanzar. Crear en todo momento, un ambiente de colaboración mutua entre las familias y los docentes, donde si se detectan en la escuela comportamientos erróneos, nos informen y aconsejen.

En muchos casos se duda si la actuación deba ser directa por parte de las maestras y maestros, o más bien que se establezca una comunicación bidireccional, en la que la parte educadora actúe corrigiendo el comportamiento o conducta de la niña o el niño, pero siempre informando y en comunicación con las familias.

Terminamos el debate con esta frase tan significativa: «A los hijos e hijas tenemos que darles alas para volar y raíces para quedarse»

Puedes seguir aquí todo el hilo del debate de esta semana. ¡No os lo perdáis!

Si os gustaría conocer mucho más sobre estas historias, únete a nuestro grupo de Facebook y participa en estas conversaciones que resultan muy enriquecedoras a todos los niveles.

Hemos compartido muchísimos recursos y enlaces.

Podéis encontrar todos esos recursos que hemos ido aportando a lo largo de este módulo dos en este tablero de Pinterest.

En la llamada a la acción de esta semana, os hemos propuestos dos recursos muy interesantes, por un lado os animamos a visitar la web Familias en la Nube, que ofrece técnicas sencillas y efectivas para cuidar el clima de tu hogar, y por otro, a participar en el curso gratuito Habilidades para educar: resolver conflictos en el día a día de tu hogar”, para ayudaros a ser capaces de identificar los conflictos cotidianos y así poder actuar adecuadamente.

Además de los contenidos audiovisuales, la plataforma del MOOC nos ofrece en todos los módulos una selección de materiales de ampliación, disponibles en el apartado Material Complementario, que facilita la profundización en los temas tratados en los vídeos del curso. 

En esta ocasión:

En la Biblioteca de la Familia, os recomendamos algunas sugerencias literarias para ayudarte a crear y mantener una buena relación con tus hijas e hijos y entender sus emociones:

  • FABER, A y MAZLISH, E. (2005). Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para que los niños hablen. Ed. Harpercollins.
  • LLENAS SERRA, A. (2012). El monstruo de colores. Ed. Flamboyant.
  • MEEKS, C. (1998). Recetas para educar (niños y adolescentes). Ed. Médici (Barcelona).
  • Y VON SCHELLING, C. y NITSCH, C. (1998). Límites a los niños (niños y adolescentes). Ed. Médici (Barcelona).
  • Ponencia de Carles Capdevila: Educar con humor es posible.

Esperamos que os haya parecido interesante esta segunda semana del curso, en la que os hemos dado algunas claves y herramientas para la difícil tarea de ayudar a crecer a vuestras hijas e hijos.

Y ya empezamos la tercera semana del MOOC en la que vamos a trabajar sobre cómo educar para la convivencia.

¡Comenzamos el Módulo 3!

May Pascua Community Manager (Equipo de dinamización del Crif Las Acacias)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies