…el suelo, patios, bibliotecas y otros espacios de lectura.

Acabamos la quinta semana de nuestro MOOC, Arte, palabra y lectura en la primera infancia, una semana que ha sido especial, ya que hemos podido mantener un triple encuentro virtual en torno a la lectura y la primera infancia:

    • Nos hemos adentrado en El bosque de la Maga Colibrí, una librería especializada en literatura infantil y juvenil, de la mano de Lara Meana. Lara nos ha ofrecido consejos y criterios para seleccionar buenas lecturas y construir un camino lector, nos ha hablado de la importancia de visitar las librerías…
    • Hemos charlado con una editora experta, Verónica Uribe, creadora de la editorial Ekaré. Verónica nos ha explicado cómo es el trabajo de un editor de literatura infantil y juvenil, cómo han cambiado los niños en las últimas décadas, nos ha ofrecido pautas para seleccionar libros para la primera infancia…
    • Hemos visitado el taller de un ilustrador Premio Nacional de Ilustración, Javier Zabala. En su taller, Javier nos ha contado cómo se hace un álbum ilustrado, qué es una ilustración llave o huevo, cómo un lector debería ser la última pincelada de un ilustrador…

Estas visitas virtuales nos han permitido conocer distintos espacios relacionados con la lectura, cada uno de ellos con una personalidad e identidad propias. Y, como complemento a los contenidos de esta semana, os hemos pedido que nos contéis cómo es vuestro espacio de preferido.

Y, como ocurre con las lecturas, cada uno tiene su rincón favorito, sus momentos del día determinados, sus posturas preferidas para leer… Va una pequeña muestra:

Aye Romero cuenta que me gustaba mucho leer por las tardes en el patiecito de casa, tengo un poco de verde y la mesa con el mate siempre listo. Hoy disfruto leyendo en el piso con mis hijxs, y por las noches con el mas grande leemos en su cama sobre dinosaurios…

‎Azucena Gomez Calvo‎ señala que uno de mis espacios favoritos para leer y disfrutar de perderme entre las aventuras de mis libros favoritos, es, curiosamente, el metro de Madrid, sus vagones llenos de gente estresada y ruido constante. Pero es el mejor lugar para perderme entre las letras y mi imaginación.
Otro de mis espacios favoritos son las bibliotecas infantiles, de cualquier biblioteca pública de Madrid, ya que me reencuentro con la niña que cultivó su amor por los libros, allá por los años 90, de la mano de sus papás..

Yani Yo Plin: A la mañana leo acompañada del mate (aprovechando que mis niños duermen). Por la tarde, durante el viaje en cole que( me lleva del norte al centro de mi ciudad, para trabajar), leo para que el viaje sea más llevadero (viajo en cole y viajo con mi imaginación leyendo algún cuento). Por la noche, leemos historietas y /o cuentos en familia (ya que mi compañero también es muy lector ¡¡¡¡y más que yo!!!). Infaltable espacio de lectura en el baño, alguna tardecita con el aire fresquito, puede que lea un ratito en el patio o en la terraza. Y si recibimos alguna visita, me encanta regalarles alguna poesia!!!

Maria Ines Marine tiene varios espacios, a veces en mi cama, la mesa de la cocina mientras desayuno, en el jardín sentada en una reposera al sol o a la sombra pero hay dos lugares que elijo con frecuencia y es 1-sentarme en el umbral de la puerta de entrada a casa (que da a un jardín) y 2- sentarme en el umbral de la puerta que da un patio trasero, allí paso bastante tiempo, , y cuando es un libro que no puedo parar de leer, bueno …me acompaña x toda la casa ¡incluido el baño!

Para Débora Pert, mi cama, con mi almohada triangular para que no me duela la espalda y un rico cortado, acompañan mis lecturas. También me gusta leer en un bar.

Ivette Chávez Sotelo® ❀ comparte una foto de su espacio preferido para leer: iluminado, pequeño pero confortable, silencioso, rodeado de algunas de las cosas que más me gustan y disfruto. 🙂

Y Andy 🌻 no tiene un espacio de lectura favorito, mientras esté cómoda puedo leer casi en cualquier lugar, en mi cama, en el transporte, etc.

Como sabéis, el curso afronta ya su última semana. Pero no queremos despedirnos sin proponeros un cierre espectacular: nuestras especialistas, Eva Martínez Pardo, Beatriz Sanjuan, Ellen Duthie y Elisa Yuste, nos ofrecen cuatro caminos de lectura, que suponen un consejo, una ruta de lectura posible que intenta responder a la pregunta:


¿Qué podemos hacer desde la escuela, el hogar,
la biblioteca, la librería, la asociación de padres y madres,
los proyectos vecinales y comunitarios?

Junto con estas cuatro rutas, os proponemos además un reto doble: crear un libro cartonero (una autoedición realizada con material reciclado/reutilizado, a modo de álbum de lecturas-experiencias lectoras); y también elaborar un bitipo (una propuesta plástica, propuesta por el ilustrador Javier Zabala, basada en la técnica del monotipo, creado con una única mancha).

En fin, que casi casi estamos acabando. Como siempre, os esperamos en el grupo de Facebook del curso y en Twitter (usamos la etiqueta #LecturaCRIF) para dialogar, aportar, compartir, intercambiar, debatir…

¡A por los caminos de lectura y el reto final!

Dinamización: Álvaro Cruz – LabEmilia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies