A estas alturas ya todos sabemos que, por el simple hecho de la creación, al autor le corresponden todos los derechos sobre su obra.

Por tanto, cualquier utilización sobre una obra ajena, que no se encuentre en dominio público, requiere de la autorización del titular de derechos.

Esta autorización se puede obtener acudiendo directamente al titular de derechos o a través de las entidades de gestión que los representan. En ocasiones, con carácter previo, el titular ha podido darnos esta necesaria autorización a través de las denominadas licencias creative commons.

Sin embargo, en la Ley de Propiedad Intelectual encontramos una serie de límites y excepciones a esta posibilidad del autor a decidir sobre los usos de su obra. Se trata de supuestos excepcionales, concretos, en los que la Ley me autoriza a llevar a cabo determinados usos sobre una obra protegida, sin necesidad de pedir autorización al titular de derechos.

Estos supuestos, al tratarse de límites o excepciones a los derechos de Propiedad Intelectual, han de interpretarse restrictivamente, lo que implica que solo serán de aplicación si se cumplen estrictamente los requisitos señalados en cada caso concreto.

Estas excepciones, además, deben de interpretarse a la luz de lo que se denomina “la regla de los tres pasos”, recogida en tratados internacionales, directivas y nuestra legislación. Esta regla implica que los límites o excepciones solo serán de aplicación, en determinados casos concretos y no podrán interpretarse de manera que su aplicación cause un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor o que vaya en detrimento de la explotación normal de las obras a que se refieran.

Los límites y excepciones se recogen en los artículos 31 y siguientes de la Ley de Propiedad Intelectual.

En el ámbito educativo, interesa destacar dos de ellos:

– El conocido como “límite de cita”, que encontramos en el artículo 32.1 de la Ley.

Este límite me permite incluir en una obra propia (por ejemplo, una tesis, unos apuntes que preparo para los alumnos, una presentación), fragmentos de otras ajenas de naturaleza escrita, sonora o audiovisual, así como la de obras aisladas de carácter plástico o fotográfico figurativo, siempre que se trate de obras ya divulgadas y su inclusión se realice a título de cita o para su análisis, comentario o juicio crítico. Tal utilización solo podrá realizarse con fines docentes o de investigación, en la medida justificada por el fin de esa incorporación e indicando la fuente y el nombre del autor de la obra utilizada.

Es importante tener en cuenta que este fragmento de una obra solo lo puedo incorporar para llevar a cabo una cita, análisis comentario o juicio crítico, pero no con otras finalidades. En el caso de que se trate de una fotografía o de una obra pictórica, podré incluir la imagen completa.

– El límite previsto en el artículo 32.3 de la Ley “ilustración con fines educativos”.

Estelímite permite a los profesores de la educación reglada impartida en centros integrados en el sistema educativo español (y al personal de Universidades y Organismos Públicos de investigación en sus funciones de investigación científica) llevar a cabo determinados usos de obras protegidas (reproducciones, distribución de esas copias y actos de comunicación pública). Este uso queda limitado apequeños fragmentos de obrasy aobras aisladas de carácter plástico o fotográfico figurativoy se han de cumplir las siguientes condiciones:

-No ha de concurrir una finalidad comercial.

-Estos actos solo se pueden realizar para la ilustración de sus actividades educativas, tanto en la enseñanza presencial como en la enseñanza a distancia, o con fines de investigación científica, y en la medida justificada por la finalidad no comercial perseguida.

-Se tiene que tratar de obras previamente divulgadas.

-Se ha de incluir el nombre del autor y la fuente, salvo en los casos en que resulte imposible.

Tenemos que tener en cuenta que esta excepción no puede ser de aplicación a partituras musicales, obras de un solo uso (por ejemplo, cuadernillos de ejercicios, cartillas de caligrafía) ni a las compilaciones o agrupaciones de fragmentos de obras, o de obras aisladas de carácter plástico o fotográfico figurativo. Además, las posibilidades de utilización de libros de texto, manuales universitarios y publicaciones asimiladas con base en esta excepción son extremadamente limitadas.

Mercedes Morán – CEDRO
img @drobotdean/freepik

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies