Un año más la Consejería de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid pone en marcha la formación dirigida a profesionales de Centros de escolarización preferente para alumnado con necesidades educativas especiales derivadas de Trastorno Generalizado del Desarrollo/ Trastorno del Espectro Autista.


Como algunos sabréis en el curso escolar 2001/2002 comienza a tejerse una red de centros que no ha dejado de crecer, compactarse y enriquecerse desde entonces. En la actualidad este programa está implantado en más de 500 centros públicos y privados sostenidos con fondos públicos que escolarizan a alumnos en las etapas de Infantil, Primaria y Secundaria.


Hace ya 19 años que la Administración Educativa propone un modelo de centro educativo, ordinario e inclusivo desde el que responder a las necesidades educativas especiales del alumnado con Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD).
Se busca dar una respuesta ajustada a los alumnos y alumnas cuyo perfil se caracteriza por presentar:

  • Una marcada afectación en las dimensiones criteriales del Trastorno del Espectro del Autismo (TEA).
  • Necesidades de apoyo extenso.
  • Limitaciones significativas en la participación.

Todas estas variables condicionan el nivel de desarrollo global y aprendizaje del alumno/a. Se plantea, por tanto, que para dar una respuesta ajustada a las necesidades de este alumnado, es preciso que se garanticen ciertos supuestos:

  • La necesidad de disponer de apoyos intensivos y especializados.
  • La necesidad de adaptar el entorno educativo para favorecer el
    aprendizaje y la participación.
  • La necesidad de un programa curricular individualizado en el que queden definidos aspectos relativos al qué, cómo y dónde enseñar y evaluar.

La escolarización como alumno destinatario de apoyos intensivos supone: una mayor extensión de los contextos en los que se da el apoyo (aula de referencia, de apoyo, patio, comedor, otros entornos), un aumento en la frecuencia del apoyo que recibe en el centro escolar y una mayor especialización en la intervención educativa (contenidos, metodologías y programas específicos).

Todas estas variables van a redundar en un incremento de la intervención
sistemática de habilidades de relevancia social en contextos naturales. La dotación a los centros de apoyos extraordinarios supone un elemento fundamental en la respuesta educativa a los alumnos con necesidades de apoyo imtensivo o extenso derivadas de TEA pero es ante todo, el entender que la actuación de los docentes y, en general de la comunidad educativa se enmarca en un proyecto de centro, lo que aporta auténtico valor a la respuesta educativa que se da en los centros preferentes.


Esta concepción implica el reconocimiento de que los diferentes contextos en los que se aprende y convive, es decir, los entornos de aprendizaje y de relación social son fundamentales en el desarrollo del individuo, independientemente de sus características personales, lo que lleva a una revisión de las actuaciones y prácticas educativas que desde el centro se realizan en relación a la atención a la diversidad.


Así, el centro preferente cobra un carácter preventivo y compensador, realizando actuaciones en los entornos naturales del centro (patio, pasillos, aulas) que se irán recogiendo en los planes correspondientes. Esta respuesta supone un beneficio para todo el alumnado al poner a la comunidad educativa en situación de optimizar todos sus recursos y posibilidades de actuación.


Por ello, además de contenidos específicos que se derivan de las necesidades educativas derivadas de la presencia del Autismo, se abordarán cuestiones que afectan a la dinámica y funcionamiento de los centros como, por ejemplo, la importancia de las estructuras de coordinación que garanticen la comunicación y el trabajo conjunto entre los diversos agentes implicados o el seguimiento y evaluación del proyecto de escolarización preferente.


A lo largo de estos años de funcionamiento de los Centros Preferentes se han ido consolidando proyectos, diseñado estrategias de actuación, elaborado números materiales y compartido experiencias que, a nuestro entender, sientan las bases de una estructura que sirve de apoyo a los centros que comienzan su andadura. El trabajo realizado, los retos superados y el análisis de los errores cometidos hacen posible que cada curso escolar que comienza se avance en favorecer contextos educativos inclusivos. En estos años son muchos los profesionales que han contribuido con sus buenas prácticas a que los centros de escolarización preferente se conciban y perciban como un referente a la hora de dar una respuesta inclusiva y de calidad a los alumnos con Trastorno del Espectro del Autismo.

Entrada elaborada por Amaya Sterner de León, orientadora del Equipo Específico de Alteraciones Graves del Desarrollo de Madrid desde su creación hasta 2018.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies