Seguro que en más de una ocasión has recibido un trabajo de un alumno/a digno de ser compartido, como ejemplo, en el blog, página web o revista de la escuela. También habrás accedido muchas veces a material creado por compañeros/as que, por su calidad o interés, te gustaría poder copiar y distribuir entre tu alumnado.

¿Puedes llevar a cabo estas actividades?

Lo primero que debes tener en cuenta es que toda creación original quedará protegida a través de los derechos de propiedad intelectual. Nos indica el artículo 10 de nuestra Ley de Propiedad Intelectual que, en la medida en la que ostenten la originalidad suficiente, quedarán protegidos, entre otros, los escritos, los discursos, las conferencias, las obras fotográficas, las obras teatrales, coreografías, dibujos, historias gráficas, etc.

Los derechos de propiedad intelectual de las obras originales le corresponderán a su autor/a, en primera instancia, por el solo hecho de su creación. Por ello, tanto docentes como alumnos/as ostentarán derechos morales y derechos patrimoniales sobre sus creaciones originales. Así, docentes y alumnado pueden autorizar o prohibir la utilización de sus creaciones por terceros, excepto en aquellos casos en los que pueda ser de aplicación un límite o excepción legalmente previsto. Todo ello, sin necesidad de que registren sus obras o las sometan a cualquier tipo de requisito. La protección nace por el simple hecho de haberlas creado.

El autor/a ostentará derechos independientemente de su edad, por lo que también los menores pueden ser considerados autores. No obstante, se requerirá, con carácter general, la autorización de sus madres, padres o tutores para poder utilizar sus obras. En el caso de los autores menores de dieciocho años y mayores de dieciséis, que vivan de forma independiente con consentimiento de sus progenitores o tutores o con autorización de la persona o institución que los tengan a su cargo, tienen plena capacidad para ceder sus derechos de propiedad intelectual directamente.

Por tanto, si como docente quieres publicar, compartir o subir a las redes los trabajos de tu alumnado, necesitarás solicitar autorización para ello.

Igualmente, si quieres copiar los materiales, artículos, presentaciones etc., de tus compañeros/as y/o compartirlos entre tus alumnos/as, vas a necesitar autorización, salvo que puedas ampararte en algún límite o excepción a los derechos de propiedad intelectual previstos en la Ley. En cualquier caso, siempre debes citar el nombre del autor/a de la obra original y la fuente.

Por último, hay que señalar que a través de los derechos de propiedad intelectual no se protegen las meras ideas, la mera información (datos, fechas, hechos noticiosos o acontecimientos), procedimientos, métodos de operación o conceptos matemáticos en sí.

La protección del derecho de autor abarcará la forma en la que expreso, narro, detallo o explico las ideas, información, procedimientos, conceptos o métodos. Por ello, podré extraer la información, las meras ideas o los conceptos del trabajo de un compañero/a, pero no podré copiar, sin autorización, la forma en la que ha plasmado, expresado o narrado estos.

¿Los ojos como platos? 🙂
Cuéntanos en el Foro o en el grupo de Facebook si lo estabas haciendo bien o si, por el contrario, acabas de descubrirlo. Gracias por compartirlo 🙂

img@Freepik