Qué importante es predicar con el ejemplo y más cuando hablamos de adolescentes que están todavía en su proceso y desarrollo madurativo. Por eso, un epígrafe muy importante dentro de la ciberseguridad e incluso como parte esencial contemplada tanto en el Marco de Referencia de Competencia Digital Docente como en el Marco Europeo (DigCompEdu), la seguridad digital no sólo pasa por ejecutar el antivirus periódicamente o cuidar de golpes el móvil, sino también de cuidar el bienestar digital.

Y con bienestar digital nos referimos a un concepto más amplio que abarca desde riesgos físicos (ciberadicciones, posturas, etc.) hasta psicológicas (relaciones personales, acosos, chantajes, etc.).

Exponía María Zabala, en su Podcast del Club de las Malas Madres acerca precisamente de cómo educar en el buen uso y de lo importante que es, desde el plano familiar (pero también podemos expandirlo al educativo), mostrar un lado responsable en el uso de las tecnologías digitales.

Ya vimos en anteriores artículos (enlazar con el primero de este MOC), que cada vez más se usa Internet en nuestra rutina y ello implica que debemos prestar atención a estos nuevos hábitos que aunque por supuesto tienen un lado positivo (inmediatez, horizontalidad, acceso a información, etc.) también tienen un “lado oscuro” que puede romper con rutinas saludables como por ejemplo la socialización, el sedentarismo, etc.

Cibercooperantes al rescate

Además de lo que nos espera en el nuevo módulo de aprendizaje en el MOC, con muchos tips no sólo para prevenir sino también para afrontar cambios en positivo para acabar con prácticas digitales perjudiciales, queremos aprovechar este nuevo artículo para animaros a las charlas de Cibercooperantes impulsadas por el Incibe y totalmente gratuitas que pueden contribuir a seguir avanzando hacia la ciberseguridad con tu clase.

Échale un vistazo a los talleres que aún tienen abiertos y ¡apunta a tu clase a nuevas experiencias formativas.