¡Una semana más! Y abordamos ya la última semana de esta edición del MOC en la que el profesorado ha sido retado a través de un escape room digital con una problemática: la huida de un fugado. 

Pero antes de ello, en estas semanas hemos debatido acerca de cómo se trabaja el ciberacoso en los centros educativos. Sucede que, como nos comenta Alicia G., “los adolescentes están en una edad en la que se creen invencibles” y esto puede ocasionar situaciones apropiadas en las que se hace necesario entonces que se haga una fuerte sensibilización desde edades muy tempranas como se ha reflexionado desde el grupo en Facebook

Así, Fátima B. nos recomienda las charlas que la Guardia Civil imparte en centros educativos y que suelen ser muy didácticas pero también hay parte de reivindicación por parte del profesorado que solicita más formación y preparación para los claustros en este aspecto. Por eso, ¡seguiremos invitándoos a sumaros a esta formación en futuras ediciones porque puede contribuir a seguir llenando el maletín de aprendizajes nuevos! Incluso para fuera del aula.

Una escapada digital

En la formación, estamos inmersos e inmersas en un escape room en el que tendremos que cazar al fugado Víctor Lustig. Esta iniciativa, promovida por la Universidad Politécnica, pondrá “contra las cuerdas” al profesorado participante mientras repasan los conceptos y estrategias que han ido asimilando a lo largo de los módulos de aprendizaje anteriores.

Es por eso que, además de la parte más teórica de este curso, también hay un elemento más lúdico a través de esta experiencia inmersiva que puede igualmente inspirar al profesorado en dinámicas, talleres o actividades que aplicar con su alumnado en el aula para tratar este tema que quizá pudiera ser poco interesante.

Por eso, ¿qué podemos hacer en el aula?

  • Juegos de roles con hackers y hackeados.
  • Gamificaciones con un robo de datos o un fraude que debe ser resuelto.
  • Quizzes dinámicos al estilo de Kahoot! o Quizizz para crear cierta competición.
  • Breakout edu o escape rooms, tanto digitales como analógicos, que les reten con un misterio que resolver.

Las tutorías o clases temáticas sobre seguridad digital pueden plantearse de forma más amena. ¡Adiós a la clases teóricas con definiciones! Es el momento de sorprender a tu clase y enseñarles de ciberseguridad mientras juegan.