“Enséñame el móvil”, “¿Con quién y dónde has estado?”, “El problema es que tú no lo paras”, etc. Frases del estilo suelen aparecer en relaciones donde lo que comenzó siendo amor, se ha convertido en toxicidad. Algo similar a lo que nos ha compartido, en varios recursos, Lidia Fernández, con este cortometraje del popular ‘doble check’ de WhatsApp y cómo éste puede llegar a erosionar una relación. 

O, como reflexiona, Raquel C. quien ha identificado este tipo de parejas con “las sectas [que emplean] estrategias de abuso psicológico del que no se es consciente hasta que ya no se puede salir, la relación se ha vuelto abusiva por parte del violador desde el principio pero lo ha hecho de una forma tan sutil que no es cuestionable por la mujer.” Y con ello, se han llegado a normalizar actitudes indebidas en las que pareciera más una relación de propiedad más que amorosa, donde se comparten aficiones, sentimientos, sensaciones, etc. 

Y sobre esta cuestión hemos abordado el último debate temático de esta edición del MOC en el que hemos analizado este tipo de actitudes que dan una apariencia, como define Nati M., “muy sutil y son esas pequeñas cosas del día a día las que van tejiendo una tela de araña en la que se va envolviendo a la víctima y de la que acaba siendo muy difícil salir.” Por ello, “cómo docentes debemos trabajar con el alumnado desde la sensibilización para que nos ayuden a detectar esas situaciones en los centros y poder actuar para que cada vez sean menos los casos de violencia de género.”

Es por eso que, en ese sentido, Cristina V. propone “poder difundir en los centros Puntos de Atención del Observatorio Regional de la Violencia de Género e incluir charlas periódicas en primaria y secundaria con profesionales expertos.” Pues con ello podremos adoptar capacidades para “identificarlas como ejemplos de violencia para que empiece a desmontarse el “amor romántico”. como comenta Silvia M.

De hecho, según las vivencias compartidas por el profesorado participante en el curso, sí han detectado, como por ejemplo María G. en su aula de Primaria que “cada vez hay más peldaños en esta escalera (referida al aumento progresivo de la violencia en las parejas) y que estas actitudes y tipos de relaciones empiezan antes.” O como Nox N. que “Tengo un grupo de 1º ESO en los que se perciben ya tendencias peligrosas que han normalizado totalmente, e incluso al señalárselas, me argumentan que “es que las relaciones son así ahora”, o “que es que mi chico me presta mucha atención”.

Desde luego con la sensibilización y análisis crítico de estas actitudes, podremos conseguir, como nos propone Jesús M. que “tanto en las chicas, que tendrían más información para decir “por ahí no paso” como en los chicos, que, con suerte, caerían en la cuenta de que su comportamiento es absolutamente despreciable.”

¡Gracias por vuestra intensidad en los debates!

Y aprovechando este último recopilatorio de lo tratado en este último módulo de aprendizaje, no podemos más que agradecer la participación constante y enriquecedora de vuestras aportaciones. Como dice el dicho, “Compartir es vivir” y en el grupo en Facebook ha habido un clarísimo reflejo de cómo compartir vivencias y debatir puede contribuir a aprendizajes más ricos.

¡Gracias!