Último día después de varias semanas acompañando al profesorado en un viaje que nos ha llevado por la ciberseguridad y su aplicación en diferentes ámbitos escolares. Desde el cuidado de los dispositivos (no sólo en la parte de su mantenimiento sino también en cuanto a pérdidas, compartición, etc.), pasando por el cuidado de los datos personales (y velando por identidades y huellas digitales rigurosas que ofrecieran una reputación en línea positiva) hasta, en último lugar, protegiendo nuestro bienestar digital (posturas, estado físico y psicológico, etc.).

Y, en base a vuestra experiencia en esta aventura formativa, llegaron las conclusiones y el momento real de aplicar todo lo aprendido en la rutina diaria. De este modo, este MOC no sólo ha servido a título individual para seguir mejorando en el cuidado de nuestra presencia en el mundo digital. Así nos lo resumen Ana R. quien ha “adoptado nuevas precauciones. Es un curso muy útil, tanto para el aula, como para fuera de ella.”, o Irene N. que también ha “adoptado nuevas precauciones a la hora de compartir, publicar y aceptar amistades en redes. Ha sido de gran utilidad este curso.”

Sino también, como nos comenta Isabel G., “gracias al curso estoy aprendiendo para orientar a mis alumnos”. Puesto que en este camino de la digitalización, la tecnología se ha abierto un paso indiscutible en las aulas y, además de promover su uso pedagógico, también debemos velar por un uso seguro, especialmente cuando se trata de estudiantes que se inician en su manejo.

¿La clave? La prevención

Lo que ha quedado claro a lo largo de las semanas y en los debates temáticos que se han ido produciendo, es que la ciberseguridad pasa por la prevención y ésta, a su vez, está enlazada con la formación o conocimiento del entorno digital. Conocer de primera mano aplicaciones de seguridad, protocolos y estrategias contribuye a adoptar medidas beneficiosas para evitar amenazas y sustos en la red. 

Por ello, tal y como refleja Sylv P. “Además ahora, cada vez que me llega un correo de un remitente no conocido, pienso, será verdad o me estarán engañando. Al igual que con ciertas páginas web.” Porque la clave, como termina su publicación Sylv es “Hay que estar siempre alerta!”

Y no podíamos concluir este artículo de despedida sin agradecer nuevamente al profesorado participante su entusiasmo y ganas por seguir mejorando. Seguimos apostando por nuevas ediciones de este MOC que, cada año, termina agrupando a centenares de docentes preocupados/as por la seguridad en la red en el entorno escolar. ¡Esperamos nueva edición y sobre todo, que lo aprendido llegue a las aulas!

Hasta pronto.