¿Cómo?, ¿que la tecnología puede ayudarnos a mejorar nuestros hábitos de vida saludable? ¡Sí, es posible!

Aunque, antes de adentrarnos en este aspecto, sí queremos recordar la importancia de cuidar y protegernos mientras hacemos uso de ella. Así que, ha llegado el momento de que hagamos un chequeo. Comprobemos si, durante el tiempo que pasamos frente a un ordenador mientras trabajamos en un escritorio o, chateamos y vemos las últimas publicaciones en redes en el móvil en el sofá, hacemos esto:

  1. Aplicar la higiene postural: espalda recta sobre el respaldo de la silla, codos a 90º, hombros relajados o pantalla del ordenador a la altura de la vista para no forzar el cuello.
  2. Realizar paradas frecuentemente para levantarse del escritorio y despejar la vista.
  3. Fijar una agenda de uso de la tecnología para evitar el estrés.
  4. Evitar usar el móvil,al menos, una hora antes de ir a dormir para evitar el insomnio tecnológico. La luminiscencia del móvil reduce la melatonina, la hormona inductora del sueño y puede desvelarnos, por lo que pueden ser nocivas si buscamos conciliar el sueño.
  5. Cuidado con la potencia de la luz de las pantallas, especialmente si debemos emplearlas demasiado diariamente. Ajústala a un nivel que no brille en exceso.

Pero, como decíamos al principio de este artículo, también podemos aprovechar la tecnología en nuestro beneficio vital. Existen múltiples aplicaciones con las que podemos empezar a adoptar hábitos de vida saludable y que nos ayudarán a cambiar nuestras rutinas por otras más aconsejables.

Aplicaciones para, por ejemplo, hacer tablas de ejercicio, fijar horas de desconexión, meditación, etc. Algunas que podemos encontrar son:

  • My Fitness Pal: para ayudarte en los hábitos alimenticios.
  • Serenity: para tomarnos un tiempo de relajación y meditación.
  • AudioLibros: para despejar la mente y mantenernos creativos mientras leemos.
  • MiFit: para controlar tu calidad de sueño, pasos realizados, etc.
  • Strava: ¿Salimos de ruta? Para practicar ciclismo.

Por supuesto, como venimos advirtiendo a lo largo de este curso, la adquisición de estas aplicaciones dependerá de las circunstancias de cada persona pero además, antes de descargarla es recomendable revisar sus términos y permisos que solicita en nuestros dispositivos para, después, aceptarlos o no.

En vuestro caso, ¿cuidáis de vuestro bienestar digital?