Estrenamos mes y con él también una novedad que hemos implementado en esta cuarta edición del MOC ‘Seguridad, privacidad e identidad digital en el entorno escolar’. Hasta hoy, hemos trabajado en profundidad cómo debemos velar por la salud y el bienestar en el uso de las tecnologías digitales no sólo de forma personal sino también recomendando hábitos al alumnado para que adopten rutinas más saludables en sus vidas.

Por un lado, en esta última área de contenidos de aprendizaje del curso, hemos tratado los posibles problemas que pueden surgir por un uso inadecuado de la tecnología. El principal perjuicio y que desafortunadamente, es muy conocido, es el ciberacoso. Además del acoso presencial que pueda darse en las escuelas, el aprovechamiento de internet o las redes sociales para atacar, amenazar o vejar a otra persona puede ser una amenaza real si se desaprovecha para fines poco apropiados.

En el grupo en Facebook, el profesorado participante nos ha comentado cómo percibe la preparación de los centros educativos frente a este tipo de problemáticas y entre las respuestas recibidas, Sonia E. considera que aunque no cree que los centros “estemos adaptados”, saber “de la existencia de la línea de ayuda de is4k, del Canal Joven  y del Instituto Nacional de Ciberseguridad, me ayuda a creer que podemos encontrar ayuda en el caso de necesitarlo”.

Una posición similar es la de Javier G. quien pone en valor la comunicación con las familias pues “lo que hacen fuera de horario [el alumnado] repercute directamente en el grupo-clase, por lo que el profesorado se ve limitado en la detección de posibles problemas.” Así, conociendo los hábitos y amistades habituales del alumnado puede ser más sencillo hallar y prevenir este tipo de situaciones. Eso, sumado además a “programas de formación para las familias y de concienciación para el alumnado para poder estar mejor preparados ante estas situaciones.” puede revertir el momento actual de uso inapropiado de las redes.

Por otro lado, Dioni I. P. identifica la educación dada desde los colegios como un aporte más que debe darse de igual modo “en casa” y por eso, el profesorado “podemos y debemos ayudar” aunque todo recala en una alianza global casa-colegio. Aunque igualmente, la confianza que se genera entre compañeros y compañeras de clase es esencial. En ese sentido, Malkoa G. nos compartía un caso que vivenció en el que “sólo lo pude saber porque otro alumno me lo  [el acoso que recibía la víctima] insinuó. Ninguno de los profesores lo habíamos detectado.” Por eso, ganarse la confianza del aula y mostrar empatía y disponibilidad en todo momento puede ser un punto importante para afrontar estos casos de acoso o ciberacoso en las aulas.

Sin duda, queda claro según las opiniones compartidas en el grupo que, como comenta Mari Carmen L., “debe existir una total coordinación del centro,con la familia, profesores, servicios sociales si fuera necesario y obviamente policiales” para de esta manera abordar de forma íntegra y más rigurosa los problemas de acoso entre el alumnado.

Y, en el aprendizaje en el MOC, ahora que ya conocemos los riesgos y posibles amenazas así como cómo combatirlos, ha llegado el momento de protegerse y por ello, en el grupo en Facebook, hemos querido saber cómo piensa el profesorado adoptar (si no lo han ido haciendo ya) nuevas rutinas de seguridad que garanticen que sus dispositivos estén cuidados, sus datos privados inaccesibles o su salud y bienestar supervisados.

Así lo refleja Ramón R. quien nos explica que ha “tomado conciencia de que tenemos que estar pendientes y hacer conscientes a nuestros alumnos del problema de la seguridad y privacidad” o María M. B. que ha detectado “un cambio de paradigma relacional atravesado por el uso de internet y necesito ser mas cuidadosa con mis hábitos específicos en los que seguridad, desde las contraseñas robustas y no solo la que ya lograste memorizar y los filtros de comunicación pertinentes para cada espacio.”

Y ahora sí. ¡Llegó la novedad de esta edición del MOC! En esta ocasión, hemos planteado un escape room digital en el que habrá que combatir a un estafador que, aunque ha escapado e intenta huir, ha dejado pistas en su ordenador y con las que podremos detenerle. Más allá del juego, esto nos ayudará a empatizar con situaciones viables que pueden pasarnos con el despiste de claves, sesiones abiertas, etc.

¿Seremos capaces de combatirle?