Seis semanas, tres áreas de contenido, un escape room digital y muchos debates intercalados después, alcanzamos el final de la cuarta edición del MOC.

A lo largo de este tiempo, hemos…

  • Conocido qué riesgos y amenazas pueden corromper nuestros dispositivos o acceder a nuestros datos privados en los equipos electrónicos.
  • Aprendido a cuidar de los dispositivos para evitar sobrecargas, fraudes, etc.
  • Descubierto aplicaciones o herramientas de fiabilidad contrastada que podemos aprovechar para securizar nuestros equipos más.
  • Intercambiando ideas, opiniones y vivencias sobre cómo afrontamos la seguridad digital en el entorno escolar.
  • Reflexionado sobre problemáticas como el grooming, sexting o el ciberacoso entre otras, conociendo cómo podemos afrontarlas y a qué organizaciones podemos acudir para prevenirlo, afrontarlo y combatirlo.
  • Detenido a un impostor en su huída, indagando entre su documentación en su equipo electrónico.

Por eso, no podíamos concluir este artículo sin agradecer a todo el profesorado participante su implicación y motivación por mejorar en el plano digital y ofrecer en consecuencia una experiencia digital más segura a su alumnado.

Así lo hemos vivido a lo largo de estas semanas en las que el profesorado participante ha compartido sensaciones que iba adquiriendo mientras reflexionaba en ciberseguridad. Así ha sido con Sandra P. quien nos comentó que “me estoy dando cuenta de que realmente todo está al alcance de cualquier persona, y estoy planteándome mi actividad en dichas redes.”, o Rosa G. que ha verificado que sus contraseñas son seguras.

También ha habido espacio para el descubrimiento en los últimos días cuando hemos sabido del vamping y cómo, tristemente, se da en las aulas como nos han explicado Rosa G. y M. Mercedes B. que lo han identificado entre su alumnado que no ha descansado por la noche y tiene sus efectos en el tiempo en el aula.

Aunque finalice el curso, seguiremos por el grupo en Facebook y esperamos reencontrarnos nuevamente con una quinta edición ;).

Ahora es su turno, ¿comenzamos a securizar las aulas digitales?


Gracias y, ¡hasta la próxima!